Germinación del Durazno

Germinación del Durazno

Proceso de germinación del Durazno

El durazno posee una semilla protegida por una capa gruesa, rugosa y dura llamada caroso, que en forma natural difícilmente germina, por ello es necesario realizar determinados métodos para hacerlo germinar, tales como la ruptura del caroso (rompimiento) llamado también escarificación, luego la almendra se coloca en un sustrato (arena lavada, aserrín lavado, etc.) y dejarlo en la parte baja de la refrigeradora por espacio de 30 días (estratificación), a fin de poder romper la latencia de la semilla y de esta forma se logra hacerlo germinar, proceso que puede durar de 30 a 60 días.
En el presente Folleto vamos a compartir nuestra experiencia de hacer germinar la semilla de durazno en menos de 8 días y a los 15 días estaremos repicando a las bolsas de polietileno de 5 x 7” llenado con sustrato y colocados en el vivero, con esta nueva tecnología estaremos logrando germinar la semilla del durazno en menor tiempo y más uniforme.


Escarificación de la semilla de durazno
(rompimiento del caroso)

Con mucho cuidado el caroso del durazno se golpea con un material duro hasta separar la almendra (semilla), tratando de no romperlo o quebrarla.


Una vez obtenida la almendra (semilla), estas se seleccionan todas aquellas que se encuentren sanas, separando las que se encuentran quebradas y/o secos.


Remojo de la semilla seleccionada en agua limpia

Una vez seleccionada la semilla, estas se remojan en agua limpia por un periodo de dos (2) días, esta vez se deben eliminar todas aquellas semillas que flotan.




Corte del papel toalla

Se debe usar papel toalla grueso, deshojar y cortar con tijera cada uno en dos partes iguales.


Quitar la cutícula de la almendra
Después de dos días de haber sido remojado la semilla, se le quita la cutícula (cáscara) de la semilla (almendra). Esta labor se debe realizar con mucho cuidado, tratando de no separar los cotiledones y de romper el embrión de la semilla.



Envolver la semilla en papel toalla húmeda

Una vez en mano el papel toalla cortado y doblado, así como la semilla sin cáscara, se envuelve de inmediato,  humedeciendo el papel con agua limpia, la parte puntiaguda (embrión) debe quedar hacia abajo, una vez envuelto colocarlo en una caja en forma ordenada.






Cuidado de las semillas


Las semillas envueltas se debe mantener húmedo, rociando agua limpia todos los días.
A los 5 a 6 días las semillas comienzan a germinar, emitiendo las raíz primaria, a los 8 a 10 días emergen, asomando el tallo, quedando listo para el repique (trasplante a las bolsas de polietileno con sustrato) a partir de los 12 a 15 días.
Algunas semillas se pudren por diferentes factores (almendra quebrada, semilla vana, semilla sin embrión o ataque de alguna bacteria u hongo), a todas estas se le debe sacar y eliminarlos de inmediato a fin de que no contagie a los demás.


Fuente : FRUTICULTURA  Ing. Fernando Gonzales Pariona